El blog de Naranjas Quique

Té de Naranja: ¿Para qué sirve? Usos y recetas

Posiblemente hayas oído hablar de las múltiples propiedades beneficiosas para la salud que ofrece el té de naranja, que se muestra como uno de los mejores remedios naturales para adelgazar, así como para sentirte bien tanto por dentro, como por fuera.

Si te preocupa tu estado de salud, buscas mantener una buena figura y siempre sigues una dieta basada en alimentos naturales y saludables, toma nota porque a continuación te vamos a contar todo lo que debes saber sobre el té de cáscara de naranja: usos, recetas, beneficios, etc.

¿Para qué sirve el té de naranja?

Lo primero de todo es explicar para qué sirve el té de naranja, el cual se puede preparar en tan solo unos minutos, siendo ideal para consumirlo en cualquier época del año.

Los beneficios del té de naranja son innumerables, y es que la naranja es una fruta que destaca por las múltiples propiedades narcóticas que contienen sus aceites fundamentales.

El té de naranja y canela resulta realmente eficaz para descansar, mostrándose como uno de los mejores remedios si tienes problemas para dormir. También hay que destacar sus beneficios para evitar y tratar problemas respiratorios de todo tipo. Muchos profesionales recomiendan el té de naranja para la gripe. ¿A qué esperas para probarlo?

Además, el té de hoja de naranja te ayudará a bajar de peso, siendo de gran ayuda si quieres deshacerte de esos kilos de más.

Recetas de té de naranja

Té de cáscara de naranja

Un té de cáscara de naranja te permitirá aprovechar las múltiples propiedades que ofrece la cáscara de esta fruta, y para su elaboración únicamente deberás cortar la piel de la naranja en diferentes trozos, y mezclarlos con agua tibia, dejándolos reposar durante unos 15 minutos aproximadamente.

Si el sabor no termina de convencerte, puedes probar a hacer un té de jengibre y naranja.

Té de hoja de naranja

El té de hoja de naranja también es altamente recomendable, especialmente si quieres adelgazar, ya que actúa directamente sobre el estómago.

Únicamente necesitarás un puñado de hojas de naranja secas, y dejarlas reposar con agua tibia durante cinco minutos.

Té de naranja para adelgazar

Puedes hacer un té de naranja agria para bajar de peso, ya que te será de gran ayuda tanto para perder peso, como para ponerte en forma, gracias a su alta cantidad de potasio y sodio.

El té de cáscara de naranja para adelgazar es el más recomendable, ya que la corteza de la naranja cuenta con una gran fuerte de inositol, que es una sustancia perteneciente a la vitamina B, que disuelve las tocinitos.

Té de naranja para dormir

El té de naranja agria para dormir se muestra como uno de tus mejores aliados para acabar definitivamente con tus problemas de somnolencia, siendo altamente recomendable tomar una de estas infusiones antes de irse a dormir.

Un té de naranja agria para dormir obligará a tu cuerpo a descansar, a través de una solución totalmente natural, que te permitirá conciliar el suelo y disfrutar de una mayor productividad en tu día a día.

Té de naranja en el embarazo

El té de naranja en el embarazo, gracias a su alta cantidad de vitamina C, también puede resultar altamente beneficioso.

Los médicos recomiendan el consumo de té de naranja durante el embarazo, dada también su alto porcentaje de calcio, y sus múltiples propiedades beneficiosas, tanto en el embarazo, como en el postparto, ya que ayudará a revivir las reservas de los suplementos que se han utilizado durante los 9 meses de embarazo.

También hay que destacar que la vitamina C favorece el transporte de colágeno en el organismo, consiguiendo que llegue a todas las partes del cuerpo.

5 usos de la cáscara de naranja

Que la naranja es de una de las frutas más beneficiosas para la salud está fuera de toda duda, pero hoy nos queremos centrar en hablar de la cáscara de naranja, que también cuenta con múltiples beneficios que merece la pena conocer, y que harán que te lo pienses dos veces antes de volver a tirar la piel de la naranja a la basura.

Entre los principales beneficios de la cáscara de la naranja hay que destacar que favorece la digestión, combate las infecciones, reduce el colesterol, ayuda a perder peso, sirve como desodorante o ambientador natural, etc.

De modo que si hasta ahora al comer una naranja tirabas la piel a la basura, te recomendamos que tomes nota, ya que a continuación te vamos a mostrar los 5 principales usos de la cáscara de naranja.

Cáscara de naranja para adelgazar

Como sabemos que una de las principales preocupaciones de la sociedad es deshacerse de esos kilos de más, queremos destacar el importante papel que desempeña la cáscara de naranja para adelgazar.

La corteza de naranja favorece la eliminación de grasas, siendo altamente recomendable consumirla a modo de infusión, siendo un excelente acompañamiento de tu dieta.

Únicamente tendrás que calentar agua, rallar la cáscara de la naranja y dejar que repose entre tres y cinco minutos. Si lo deseas, también puedes añadirle un poco de canela molida o en rama para mejorar su sabor.

En definitiva, la cáscara de naranja para bajar de peso es altamente recomendable.

Cáscara de naranja para dormir

Si tienes problemas para conciliar el sueño, te recomendamos probar la cáscara de naranja para dormir. Te garantizamos que los resultados serán sorprendentes.

Puedes consumir la cáscara también en infusión, o si lo prefieres, a modo de ingredientes en tus platos o postres.

Cáscara de naranja para la piel

La cáscara de naranja para la piel también es altamente recomendable, y es que la corteza de naranja cuenta con un alto porcentaje de vitaminas y minerales, que la hace ideal para embellecer la piel a modo de mascarilla.

La cáscara de la naranja protegerá tu piel de los radicales libres, ayudará a prevenir el acné, mantendrá la humedad de la piel, y favorecerá la regeneración de células viejas. Utiliza la cáscara de naranja para manchas en la cara, te garantizamos que obtendrás unos excelentes resultados en muy poco tiempo.

Cáscara de naranja para combatir malos olores

La cáscara de naranja también te ayudará a combatir los malos olores, actuando como un eficaz desodorante o ambientador natural, que aromatizará tu hogar, coche o tus zapatos de un agradable olor a naranja.

Únicamente tendrás que cortar unas cortezas de naranja y situarlas en el lugar donde desees eliminar el mal olor. La propia cáscara de las naranjas se encargará de absorber el mal olor con una gran efectividad. Eso sí, es importante que renueves las cáscaras con cierta frecuencia, ya que de lo contrario se secarán y no realizarán su función.

Cáscara de naranja como abono

Puedes aprovechar la cáscara de naranja como abono para tus plantas o cultivos, siempre y cuando no hayan recibido ningún tipo de tratamiento químico posterior.

La corteza de naranja actuará como un excelente repelente natural contra las hormigas, ya que se trata de una sustancia que resulta altamente tóxica para este tipo de insecto.

También hay que destacar el papel de la piel de la naranja para luchar contra áfidos y todo tipo de parásitos, ya que contiene limoneno, que actúa a modo de insecticida natural.

Podrás añadir las cáscaras de las naranjas al compost, gracias a su alto contenido de sulfuro, magnesio, calcio y otros nutrientes que resultarán altamente beneficiosos para el tratamiento del suelo.

Dos postres con mandarinas, ¡para chuparse los dedos!

Los postres con mandarinas son una óptima opción para unas sobremesas ligeras y sanas. ¡Dale un placer saludable al paladar!

En esta ocasión desde Naranjas Quique os queremos presentar dos deliciosos postres que tiene como protagonista principal la mandarina, una fruta de otoño e invierno que por sus bajos niveles de azúcar y por su alto contenido en vitamina C y fibra es ideal para todo tipo de dietas.

La mandarina es una de las frutas más populares entre pequeños y mayores. Perfecta para sobremesa y un alimento ideal para preparar todo tipo de postres tan sabrosos como sanos. Y es que las mandarinas valencianas son una importante fuente de vitamina C, ácido cítrico, vitamina B y caroteno.

Así, comprar mandarinas e introducirlas en nuestros platos de cocina preferidos es una inteligente manera de cuidarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos. Esta fruta de temporada permite la realización de innumerables recetas que se convertirán en el postre estrella, no solo entre los adultos, sino que por su extraordinario dulzor será uno de los postres preferidos de los niños.

Esta semana proponemos dos postres con mandarinas muy sabrosos y fáciles de elaborar.

Mousse de chocolate y mandarinas

Para garantizar el éxito de nuestra receta, tan solo habrá que comprar mandarinas de calidad, frescas y que cumplan con la normativa sanitaria, así como que los demás ingredientes se ajusten también a estos requisitos.

mousse

Fuente: El cocinero Bruno Oteiza (Hogarutil.com)

Ingredientes. En esta receta emplearemos: 200 gramos de chocolate negro, 100 gramos de nueces peladas, 2 mandarinas, 4 claras y una yema de huevo, 150 gramos de nata montada, 100 gramos de mantequilla, una cucharadita de café descafeinado y una cucharada de azúcar.

Elaboración.

Primero, troceamos el chocolate y lo fundimos en el microondas. A continuación, mezclamos el chocolate derretido con la mantequilla. Agregamos las nueces, el café y la yema de huevo. Lo siguiente es incorporar la nata y mezclar. Agregamos las claras montadas a punto de nieve y refrigeramos unos minutos. Mientras, salteamos las mandarinas con un poco de azúcar y una nuez de mantequilla. Finalmente, llenamos un vaso con la mousse y cubrimos con los gajos salteados.

Consejos de presentación.

Decoramos al gusto con hojas de menta en un plato o bandeja.

Tarta de queso con mandarinas

El postre con mandarinas que hemos seleccionado para esta semana es una sencilla tarta de queso y mandarinas que os sorprenderá por su suave y refrescante sabor.

tarta mandarina

Fuente: Mi Bloguico de Cocina (Todareceta.es)

Ingredientes. Necesitaremos 1 paquete de galletas María, 40 gramos de mantequilla, 750 gramos de queso fresco, 50 gramos de azúcar glass, medio vaso de zumo de mandarina, 2 mandarinas para la decoración, cobertura para tarta (opcional).

Elaboración. Comenzaremos por triturar finamente las galletas María y las reservamos. A continuación derretiremos la mantequilla a fuego lento o en el microondas teniendo especial cuidado para que no hierva. Luego mezclaremos la mantequilla derretida con las galletas trituradas, para ello nos ayudamos de una cuchara o con las manos. Esta mezcla, que será la base de nuestra tarta, la colocaremos en un molde desmontable y la dejaremos enfriar en la nevera durante 15 minutos mínimo. Mientras la base se enfría, mezclaremos el queso fresco con el zumo de mandarina y el azúcar glass hasta conseguir una crema fina y homogénea. A continuación verteremos la crema obtenida sobre la base de galletas y dejaremos enfriar nuevamente en la nevera como mínimo durante 4 horas. Transcurrido este tiempo, desmoldaremos y nuestro postre con mandarinas estará ¡listo para servir!

Consejos de presentación. Para conseguir un resultado todavía más espectacular, adornamos la tarta con los gajos de las mandarinas a los que previamente habrá que quitar la piel para que queden con una textura más blanda. Opcionalmente, si se desea una apariencia más elaborada y profesional, se puede pincelar este espectacular postre con mandarinas con una cobertura especial para tarta. ¡El resultado no dejará a nadie indiferente!

Si quieres descubrir deliciosas recetas de postres con naranjas o mandarinas,

¡síguenos!

¿Cómo es un día de recolecta de naranjas con métodos tradicionales?

Los agricultores comienzan a vigilar con desvelo sus campos mientras van comprobando cómo naranjas y mandarinas adquieren el tamaño y el color óptimos para poder ser degustadas con todas las virtudes que acompañan a esta maravillosa fuente de vitamina C.

Las catas en familia se hacen habituales y constituyen una ocasión ideal para reunirse en torno a ese tesoro natural común que representan estos codiciados frutos. El control de los niveles de azúcar se convierte en básico y la impaciencia invade a los responsables de que las más deliciosas naranjas lleguen hasta nuestras mesas.

A diferencia de otras frutas como peras o plátanos, la naranja no madura una vez haya sido recogida. El paso del tiempo no transformará su sabor ni nivel de jugo. Su lenta maduración requiere de paciencia para poder recoger la cosecha de una sola vez, salvo que haya prevista una severa helada.

Nuestra intención es que, si eres un fanático de los cítricos, puedas acercarte con nosotros al campo, adquiriendo algunas nociones básicas sobre cómo es el proceso de recogida de las naranjas más dulces y sabrosas antes de que caigan en tus manos.

La mejor recolecta de naranjas, paso a paso

  1. Elegir el momento del día idóneo. Naranjas y clementinas no deben ser recogidas demasiado temprano, pues el rocío de la mañana las dejaría húmedas o mojadas, con el consiguiente riesgo de que se estropearan antes.

 

  1. Preparar las herramientas necesarias. No podemos pretender recolectar naranjas sin estar provistos de los accesorios precisos para ello. Unos alicates serán suficientes pues no se ha de recoger esta fruta tirando de ella, dado que correríamos el riesgo de que se despezonara y se pudriera anticipadamente.

  1. Cortar por el sitio apropiado. Lo recomendable es cortar las naranjas de modo que el pezón quede a salvo. Para ello hemos de dejar el rabito lo más corto que nos sea posible, para que no pinchen al resto de naranjas una vez las hayamos introducido en la caja.

 

  1. Diferenciar las naranjas. Algunas naranjas de mesa se recogen con las hojas y tallos más largos, si bien esto solo lo podremos hacer con las que vayamos a colocar en la parte superior de la caja y que, por tanto, no van a pinchar al resto. En cuanto a las naranjas de mesa, también es importante que las diferenciemos de las de zumo, una vez que se encuentren tapadas.

 

  1. Sin hojas, mucho mejor. Un factor con el que también hemos de contar es con la posibilidad de que sople viento de poniente. De ser así, las hojas se van a arrugar y secar bastante antes, por lo que es importante que se las desprovea de ellas con el objetivo de que las cajas luzcan una imagen más cuidada.

¿Cuántas calorías tienen las mandarinas?

Recientemente hicimos un post en el que hablábamos de los principales beneficios de la mandarina para la salud, y la destacábamos como una de las frutas más eficaces para adelgazar, gracias a su efecto saciante y a sus propiedades para mantener el equilibrio de los niveles de azúcar en sangre.

Hoy volveremos a hablar de la misma fruta, pero nos centraremos en hablar de las calorías de una mandarina, con la intención de dejarte claro que se trata de una fruta que ayuda a perder peso, y que por lo tanto podrás incluir en tu dieta si quieres deshacerte de esos kilos de más.

De modo que si te interesa conocer la cantidad de calorías por mandarina, presta atención y toma nota; te contamos todo lo que debes saber.

¿Cuál es el número de calorías de las mandarinas por unidad?

La baja cantidad de calorías de 1 mandarina la convierten en una de las mejores frutas para adelgazar, ya que además se trata de una fruta con un bajo contenido de azúcares, siendo totalmente recomendable el consumo de una mandarina diaria.

Se trata de una fruta que además de tener muy poca cantidad de azúcar y calorías, cuenta con un gran porcentaje de agua en su composición, mientras que su cantidad de grasa es prácticamente inapreciable.

También hay que destacar que la mandarina es una excelente fuente natural de fibra dietética, que estimula el movimiento de los intestinos, provocando sensación de saciedad en todo momento.

Dicho esto, según diferentes estudios, las calorías de una mandarina de 100 gr son muy reducidas respecto a otras frutas similares, como la uva, el plátano, la piña, la granada o el aguacate, entre otras.

Una mandarina cuenta con aproximadamente 53 calorías por cada 100 gramos, una cantidad muy reducida, que hacen de la mandarina una de las mejores frutas para consumirla en dietas de adelgazamiento o mantenimiento. También hay que destacar que es una fruta ideal para consumirla antes de las comidas, y así conseguir aumentar la sensación de saciedad.

La baja cantidad de calorías de la mandarina clementina también la convierten en una muy buena opción para consumir a modo de snack o aperitivo, ya que al estar perfectamente protegida por su cáscara y ser muy fácil de pelar, la podrás consumir en cualquier momento de una manera cómoda y sencilla.

En cualquier caso, para hablar de las calorías de las mandarinas, siempre hay que hacerlo por cada 100 gramos, ya que obviamente no tendrá la misma cantidad de calorías una mandarina pequeña, que una mandarina mediana o grande. Las calorías de una mandarina mediana son unas 45, aproximadamente.

¿Engorda la mandarina?

Una vez hemos repasado las calorías de una mandarina, hay que destacar que se trata de una fruta que además de no engordar, ayuda a adelgazar, y a continuación vas a entender porqué.

Bajo contenido de grasas

Únicamente el 0,3% de cada 100 gramos de una mandarina es grasa, lo que significa que se trata de una fruta con la que será realmente complicado coger unos kilos de más. Si quieres adelgazar, te recomendamos que la mandarina nunca falte en tu frutero.

Alto contenido de fibra

El alto contenido de fibra de la mandarina aumenta la sensación de saciedad, reduciendo el apetito y, por tanto, ayudando a deshacerse de esos kilos de más.

Alto contenido de calcio

Las mandarinas también son ricas en calcio, uno de los minerales más importantes, llegando a consumir hasta 40 miligramos por cada 100 gramos. Esto significa que la mandarina, además de ayudar a adelgazar, mejorará la salud ósea del organismo.

Gran fuente de vitamina C

Las mandarinas se caracterizan por su alto contenido de vitamina C, destacando como uno de sus principales beneficios. Se trata de una vitamina que favorece la quema de grasas, y que acompañada de ejercicio físico, te será de gran ayuda para perder peso.

¿Cuáles son los beneficios de la mandarina?

La mandarina se muestra como una de las frutas más consumidas en nuestro país, y no solo por su delicioso sabor, sino también por sus múltiples propiedades beneficiosas para la salud.

Junto a la naranja, la mandarina es la fruta cítrica por excelencia, y desde Naranjasquique.com hemos querido hacer un post en el que te vamos a contar los principales beneficios de la mandarina para sentirte bien tanto por fuera, como por dentro.

De modo que si hasta ahora la mandarina no tenía demasiada presencia en tu dieta, estamos convencidos que tras este post, se convertirá en una de tus frutas más consumidas. ¡Vamos allá!

Beneficios de la mandarina en la salud

Antes de hablar de sus beneficios, la mandarina es una fruta cítrica que procede del mandarino, cuyo origen está en las zonas tropicales de Asia.

Con un aspecto similar al de la naranja, la mandarina tiene un tamaño más pequeño, resulta menos ácida, cuenta con una mayor proporción de azúcares simples, y destaca por tener un sabor más aromático, así como por ser más fácil de pelar.

La mandarina es una fruta rica en vitamina A, C, y B12, en bioflavonoides, folato, y sales minerales como el calcio, potasio, magnesio y fósforo. Se puede aprovechar todo de la mandarina, incluida su corteza y sus hijas, que cuentan con una gran cantidad de nutrientes.

Dicho esto, ahora sí, vamos a centrarnos en hablar de los principales beneficios de la mandarina para la salud.

Beneficios de la mandarina para adelgazar

Si estás buscando deshacerte de esos kilos de más sin pasar hambre, te garantizamos que en la mandarina encontrarás a uno de tus mejores aliados, y es que los beneficios de la mandarina para adelgazar son muchos, destacando como una de las mejores frutas para controlar el peso corporal.

Según diferentes estudios, la mandarina cuenta con aproximadamente 53 calorías por cada 100 gramos, así como 0,3 gramos de grasa, 1,8 gramos de fibra, 27 miligramos de vitamina C y 37 miligramos de calcio.

Estas propiedades de la mandarina la convierten en una de las mejores frutas para perder peso, ya que además cuenta con un enorme poder saciante, y favorece el equilibrio de los niveles de azúcar en sangre.

También hay que destacar que la alta cantidad de vitaminas de la mandarina previenen la producción de cortisol, nombre que recibe la hormona del estrés, y que potencia en almacenamiento de grasas corporales.

Además, no hay que olvidar que la mandarina es una fruta que se mantiene perfectamente protegida gracias a su cáscara, y que resulta muy fácil de pelar, por lo que se puede llevar siempre encima, y consumirla en cualquier momento.

Beneficios de la mandarina en ayunas

Los beneficios de la mandarina en ayunas son todavía mayores, y es que tal y como han recomendado diferentes estudios realizados en Japón, comer mandarina en ayunas ayuda a prevenir el riesgo de padecer cáncer de hígado.

Que la mandarina sea el primer alimento del día también ayuda a mantener el cuerpo joven por dentro y por fuera, evita el estreñimiento, reduce el colesterol, previenen los resfriados y, por supuesto, también será de gran ayuda para perder peso.

Además, el bioflavonoide Nobiletin encontrado en la mandarina, es una sustancia que combate la diabetes tipo2, ayudando a regular el nivel de insulina en sangre.

Beneficios de la mandarina en el crecimiento del cabello

En un momento en el que la calvicie y los problemas de alopecia están a la orden del día, la mandarina es uno de los alimentos que pueden ayudar a retrasar la caída del cabello, gracias a su gran cantidad de vitamina B12.

La vitamina B12 mejora y fortalece el crecimiento del cabello, retrasando su caída y también la aparición de canas. También hay que destacar el papel de la vitamina A, que favorece la hidratación del cabello. No es de extrañar que muchos champuses estén elaborados con extracto de mandarina.

Otros beneficios de la mandarina que merece la pena destacar

  • Ayuda a lucir una piel más joven y sana.
  • Favorece la buena salud bucodental.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Previene problemas de corazón, colesterol y cáncer.
  • Combate todo tipo de problemas relacionados con el sistema digestivo y favorece la buena digestión.
  • Hidrata y mejora el sistema renal.
  • Ofrece beneficios para la visión.
  • Es un calmante natural.
  • Es altamente recomendable para deportistas.

Hasta aquí los principales beneficios de la mandarina para la salud; una fruta que te ayudará a sentirte mejor contigo mismo, mientras disfrutas de su rico y delicioso sabor.

Esta Navidad regala naranjas y mandarinas

La Navidad ya está aquí y llegan días de comidas copiosas, momentos de reunirse con la familia, disfrutar junto a los amigos… y como cada año llega la época de regalar. Y siempre surge la misma duda, ¿qué regalo compramos?

¿Por qué no regalar una dosis extra de energía con Naranjas Quique? Esta Navidad sé el más original regalando productos frescos de la huerta valenciana. En Naranjas Quique recolectamos nuestros cítricos al recibir tu pedido y en 24 horas las entregamos en tu hogar para que disfrutes de la calidad de las mandarinas y naranjas valencianas.

Según El Mundo, “las mandarinas ganan la batalla al turrón”, ya que señala que “un kilo es la cantidad de mandarinas que consume cada español en diciembre. La navidad huele a este cítrico, que hace de este mes su agosto y se mezcla en el carro con el buen vino y los langostinos, por ese orden”.

Naranjas en Navidades

Como vemos el consumo de mandarinas incrementa en estas fechas, y es que junto a las naranjas podemos consumirlas de muchas formas. A gajos, en zumo, en recetas elaboradas… ¡Y son perfectas para contrarrestar los atracones de estos días de fiesta!

Entra ya en nuestra web y haz tu pedido online, disponemos de packs para que regales producto surtido. Recuerda que también cultivamos granadas y aguacates. Crea tu propia caja regalo y esta Navidad apuesta por una alimentación sana.

En Naranjas Quique queremos que hagas el regalo más fresco y sabroso. Con nuestras naranjas y mandarinas estarás cuidando la salud de los que más quieres.

¡Esta Navidad regala salud!

¿Cómo es la dieta del pomelo?

¿Tienes un evento reciente? ¿Necesitas perder algunos kilos rápidamente? No te preocupes, porque con la dieta del pomelo que te presentamos desde Naranjas Quique vas a conseguir los resultados que esperas y más pronto de lo que crees. Este plan es muy popular porque nos ayuda a bajar de peso de una forma sencilla y además, en muy pocos días, por lo que se trata de una dieta ideal si quieres quitarte esos kilos de más en un abrir y cerrar de ojos. Es cierto que este tipo de dietas pueden llegar a ser contraproducentes si las hacemos durante un largo periodo de tiempo, ya que es un cambio muy drástico en nuestro organismo, pero si la llevas a cabo durante un periodo máximo de 10-12 días, entonces conseguirás alcanzar el objetivo que te has propuesto.

¿Cómo hacemos la dieta del pomelo?

La dieta del pomelo es uno de los planes alimenticios más sencillos de llevar a cabo. Lo que debemos tener claro es que siempre vamos a tener que combinar esta fruta, con las comidas que hagamos. Es decir, como mínimo, en el desayuno, almuerzo y cena, debemos añadir a nuestra dieta, pomelo. Podemos tomarla como una pieza de fruta o si lo preferimos, beberla en zumo, en cualquier de los casos, los resultados son los mismos.

Al tomar una gran cantidad de pomelo como las excelentes piezas que tenemos en Naranjas Quique, nuestro organismo se depurará de una forma más rápida y eliminaremos líquido enseguida. Además, el pomelo también es una fruta rica en fibra, por lo que nos ayudará a mejorar los procesos intestinales. Lo único que tenemos que hacer es elaborarnos una dieta rica en proteínas y que no contenga demasiados hidratos ni grasas y por supuesto, cada comida que hagas, ¡combínala con pomelo!. Recuerda, no debes ingerir más de 1.000 calorías diarias, o la dieta perderá su efecto.

Lo mejor de todo es que el pomelo nos permite aderezar los platos que tomemos con todo tipo de especias o aliños, incluso podemos añadir mantequilla al gusto. En este sentido, te recomendamos que no comas alimentos demasiado calientes, ni tampoco muy fríos y además, en la medida de lo posible, evita durante los días que hagas la dieta tomar platos precocinados.

A parte de la reducción de peso, que notarás prácticamente enseguida, también es importante saber que la dieta del pomelo es muy beneficiosa para nuestra salud, ya que esta fruta contiene, entre otras cosas, un alto contenido de vitamina C, que ayuda a mejorar notablemente nuestro sistema inmunológico.

¿Debemos tomar precauciones?

En realidad el único pero que podemos ponerle a la dieta del pomelo, es que es agresiva, puesto que se lleva a cabo en muy pocos días y perderemos bastantes kilos. Pero con cuidado y tomando las comidas adecuadas, no debemos tener mayores problemas. Eso sí, hay que tener en cuenta que, debido a su composición, el pomelo puede ser contraindicativo si se están tomando ciertos medicamentos, como aquellos que ayudan a reducir el colesterol, otros para la presión arterial o los antihistamínicos. Si te encuentras en esta situación, es mejor que reduzcas la ingesta de pomelo.

Conoce el árbol genealógico de los cítricos

Cuando te tomas un zumo de naranja con las fantásticas piezas que tenemos en Naranjas Quique, exprimes un limón o simplemente degustas el sabor de una mandarina, seguro que solo estás pensando en que son frutas sin más. Sacadas de sus árboles correspondientes y que llegan a tu mesa para que disfrutes con ellas. Pero, tras estos cítricos, se esconde una historia fascinante. Por mucho que pienses que este tipo de alimentos son habituales, la realidad es que, para llegar a nosotros, han tenido que pasar por innumerables guerras, batallas o conquistas. Los expertos aseguran que estos cítricos llevan siglos y siglos paseándose por el mundo y han estimado que la primera fruta de esta familia que se conoce data de hace 8 millones de años, aproximadamente.

Como si de un árbol genealógico se tratase, los cítricos también tienen padre y madre, pero no son unos progenitores cualquiera, son también otros cítricos, aunque claro, a lo largo de la historia se han ido modificando hasta llegar a ser como los conocemos hoy en día. ¿Quién es el padre de la naranja?, ¿cómo sabemos la identidad de la madre de la mandarina? Vamos a descubrirlo.

Conociendo la historia de la naranja

Comenzaremos hablando de la naranja, puesto que es una fruta muy consumida en la actualidad y nuestro producto estrella en Naranjas Quique. En concreto, la que es dulce es muy popular y este producto nació de la unión entre una mandarina y un pummelo. No debemos confundir esta fruta con el pomelo, puesto que este es el hijo de la que fuera la madre de la naranja dulce. Así lo ha confirmado Manuel Talón, director del Centro de Genómica del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, quien explica que esta primera unión entre estos cítricos se produjo hace unos 3000 años en el sudeste de Asia, o lo que es lo mismo, lo que hoy conocemos como la China occidental. Parece ser que el padre de la naranja era una mandarina salvaje, con un aspecto repleto de semillas y que se hacía prácticamente incomestible, sobre todo por su fuerte sabor ácido. Por su parte, la madre de la naranja dulce, el pummelo, era mucho más agradable. De la unión nacería la naranja, que empezó a cultivarse en China y a partir del siglo XV, llegó a nuestro país, gracias a los mercaderes de Italia y Portugal.

¿Qué pasa con la mandarina? ¿Y con el limón?

Tanto Talón como su equipo han estudiado más de 30 especies de cítricos y también han aportado datos sobre la mandarina. En esta ocasión, esta fruta es hija de una naranja dulce, que haría la función de padre y otra mandarina pero salvaje, que sería la madre. A España llegó esta sabrosa fruta a mediados del siglo XIX, de la mano del Conde de Ripalda. Por su parte, el limón es otro de los cítricos más populares y nos ha asombrado conocer el padre de esta famosa fruta, ni más ni menos que una naranja dulce. En cuanto a la madre es algo más desconocida, puesto que se trata de la cidra. Un producto que no es tan popular hoy en día, pero que se utilizaba muchísimo en la Edad Media en medicina.

Comer naranjas en la ducha es la manera de cuidarte que desconocías

El ritual diario que acompaña al cuidado personal y estético de hombres y mujeres resulta a menudo demasiado tedioso. La búsqueda de nuevas sensaciones que nos hagan sentir mejor es una constante en nuestra vida por lo que quizás, comer una naranja en la ducha, idea que a priori pueda resultarte algo excéntrica, termine convirtiéndose en un hábito de lo más placentero.

Haz un ejercicio de abstracción y quédate con la simple imagen de degustar una deliciosa naranja. Esos pequeños gajos de luz solar, una vez ingeridos, se convierten en un concentrado de vitaminas, minerales y fibra dietética que no deberías privarte de consumir.

Incorpora exquisitas naranjas en tu aseo si quieres tener un gran día

Garantizado. Pocas impresiones tan reconfortantes podrás percibir para comenzar el día como la que te proporcionará el contraste mañanero de una fría naranja, recién sacada del refrigerador y el agua caliente que sale de tu flexo de ducha.

Todo lo que tienes que hacer es abandonarte a la gratificante experiencia que te aconsejamos y comenzar a pelar la naranja bajo el agua, sin la ayuda de utensilio alguno, con tus propios dedos, despegando la piel y dejando caer la cáscara. Si ves que lo necesitas, puedes hacer uso hasta de tus propios dientes. Al fin y al cabo, ¿quién va a censurarte?

Estás a un paso de quedar seducido por el penetrante aroma de tan saludable fruto. Un auténtico alarde olfativo que te trasladará mentalmente a un bucólico huerto donde los sentidos alcancen las más altas cotas imaginables. Su traducción real será que logres dotar a los nervios de la nariz de una eficacia hasta ahora desconocida.

Deja que las naranjas saquen tu lado más salvaje

Lo obvio está por llegar. No estás ante una práctica pensada para que seas meticuloso, sino para que te despojes de tu lado más formal y hagas alarde del arsenal de naturalidad que llevas dentro.

Frota tu cara con la naranja. Aléjate de convencionalismos y saca esa parte indómita y visceral que te caracteriza. Quedarás abrumado y los impulsos comenzarán a transmitirse de un modo casi compulsivo de una célula nerviosa a otra. Tu cerebro parecerá estar de fiesta y tu olfato y gusto serán los detonantes de los fuegos artificiales que estarán por llegar.

Es tu momento. Más tarde tendrás que acabar de acicalarte e iniciar la gran carrera hacia ninguna parte, pero ahora no tienes nada que pensar, dedicándote la más fascinante de las indulgencias. En unos minutos habrás salido del baño e, inevitablemente, te habrás vuelto a convertir en ese ser social que forma parte del entramado conocido como sociedad.

En cualquier caso, ya nadie podrá privarte de las intensas embelesadoras evocaciones que habrán quedado impregnadas en tu boca, en tu rostro y en cada poro de tu piel por lo que el jugo de naranja haya tenido la oportunidad de penetrar. ¿Encuentras alguna razón para no rendir pleitesía a uno de estos anaranjados cofres de vitamina C?