Conoce el árbol genealógico de los cítricos

Cuando te tomas un zumo de naranja con las fantásticas piezas que tenemos en Naranjas Quique, exprimes un limón o simplemente degustas el sabor de una mandarina, seguro que solo estás pensando en que son frutas sin más. Sacadas de sus árboles correspondientes y que llegan a tu mesa para que disfrutes con ellas. Pero, tras estos cítricos, se esconde una historia fascinante. Por mucho que pienses que este tipo de alimentos son habituales, la realidad es que, para llegar a nosotros, han tenido que pasar por innumerables guerras, batallas o conquistas. Los expertos aseguran que estos cítricos llevan siglos y siglos paseándose por el mundo y han estimado que la primera fruta de esta familia que se conoce data de hace 8 millones de años, aproximadamente.

Como si de un árbol genealógico se tratase, los cítricos también tienen padre y madre, pero no son unos progenitores cualquiera, son también otros cítricos, aunque claro, a lo largo de la historia se han ido modificando hasta llegar a ser como los conocemos hoy en día. ¿Quién es el padre de la naranja?, ¿cómo sabemos la identidad de la madre de la mandarina? Vamos a descubrirlo.

Conociendo la historia de la naranja

Comenzaremos hablando de la naranja, puesto que es una fruta muy consumida en la actualidad y nuestro producto estrella en Naranjas Quique. En concreto, la que es dulce es muy popular y este producto nació de la unión entre una mandarina y un pummelo. No debemos confundir esta fruta con el pomelo, puesto que este es el hijo de la que fuera la madre de la naranja dulce. Así lo ha confirmado Manuel Talón, director del Centro de Genómica del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, quien explica que esta primera unión entre estos cítricos se produjo hace unos 3000 años en el sudeste de Asia, o lo que es lo mismo, lo que hoy conocemos como la China occidental. Parece ser que el padre de la naranja era una mandarina salvaje, con un aspecto repleto de semillas y que se hacía prácticamente incomestible, sobre todo por su fuerte sabor ácido. Por su parte, la madre de la naranja dulce, el pummelo, era mucho más agradable. De la unión nacería la naranja, que empezó a cultivarse en China y a partir del siglo XV, llegó a nuestro país, gracias a los mercaderes de Italia y Portugal.

¿Qué pasa con la mandarina? ¿Y con el limón?

Tanto Talón como su equipo han estudiado más de 30 especies de cítricos y también han aportado datos sobre la mandarina. En esta ocasión, esta fruta es hija de una naranja dulce, que haría la función de padre y otra mandarina pero salvaje, que sería la madre. A España llegó esta sabrosa fruta a mediados del siglo XIX, de la mano del Conde de Ripalda. Por su parte, el limón es otro de los cítricos más populares y nos ha asombrado conocer el padre de esta famosa fruta, ni más ni menos que una naranja dulce. En cuanto a la madre es algo más desconocida, puesto que se trata de la cidra. Un producto que no es tan popular hoy en día, pero que se utilizaba muchísimo en la Edad Media en medicina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.