¿Cómo es un día de recolecta de naranjas con métodos tradicionales?

¿Cómo es un día de recolecta de naranjas con métodos tradicionales?

Los agricultores comienzan a vigilar con desvelo sus campos mientras van comprobando cómo naranjas y mandarinas adquieren el tamaño y el color óptimos para poder ser degustadas con todas las virtudes que acompañan a esta maravillosa fuente de vitamina C.

Las catas en familia se hacen habituales y constituyen una ocasión ideal para reunirse en torno a ese tesoro natural común que representan estos codiciados frutos. El control de los niveles de azúcar se convierte en básico y la impaciencia invade a los responsables de que las más deliciosas naranjas lleguen hasta nuestras mesas.

A diferencia de otras frutas como peras o plátanos, la naranja no madura una vez haya sido recogida. El paso del tiempo no transformará su sabor ni nivel de jugo. Su lenta maduración requiere de paciencia para poder recoger la cosecha de una sola vez, salvo que haya prevista una severa helada.

Nuestra intención es que, si eres un fanático de los cítricos, puedas acercarte con nosotros al campo, adquiriendo algunas nociones básicas sobre cómo es el proceso de recogida de las naranjas más dulces y sabrosas antes de que caigan en tus manos.

La mejor recolecta de naranjas, paso a paso

  1. Elegir el momento del día idóneo. Naranjas y clementinas no deben ser recogidas demasiado temprano, pues el rocío de la mañana las dejaría húmedas o mojadas, con el consiguiente riesgo de que se estropearan antes.

 

  1. Preparar las herramientas necesarias. No podemos pretender recolectar naranjas sin estar provistos de los accesorios precisos para ello. Unos alicates serán suficientes pues no se ha de recoger esta fruta tirando de ella, dado que correríamos el riesgo de que se despezonara y se pudriera anticipadamente.

  1. Cortar por el sitio apropiado. Lo recomendable es cortar las naranjas de modo que el pezón quede a salvo. Para ello hemos de dejar el rabito lo más corto que nos sea posible, para que no pinchen al resto de naranjas una vez las hayamos introducido en la caja.

 

  1. Diferenciar las naranjas. Algunas naranjas de mesa se recogen con las hojas y tallos más largos, si bien esto solo lo podremos hacer con las que vayamos a colocar en la parte superior de la caja y que, por tanto, no van a pinchar al resto. En cuanto a las naranjas de mesa, también es importante que las diferenciemos de las de zumo, una vez que se encuentren tapadas.

 

  1. Sin hojas, mucho mejor. Un factor con el que también hemos de contar es con la posibilidad de que sople viento de poniente. De ser así, las hojas se van a arrugar y secar bastante antes, por lo que es importante que se las desprovea de ellas con el objetivo de que las cajas luzcan una imagen más cuidada.