Cómo hacer un postre de pastel frío de naranjas para Navidad

Las cenas navideñas, como todos sabemos, suelen ser muy abundantes y pesadas. Por este motivo, cuando vienen invitados a casa a comer o, sobre todo, a cenar, queremos que disfruten con la comida, se vayan con buen sabor de boca y que no acaben tan llenos que se duerman antes de empezar a cantar los villancicos.

Por eso, es muy importante compensar la pesadez de las comidas navideñas con un postre fresco y ligero, que nos ayude a hacer bien la digestión y que ofrezca una opción sabrosa y dulce para el postre.

Hoy os traemos una receta que os va a encantar, con base de naranja pero un poco diferente a lo que estamos acostumbrados: un pastel frío de naranjas. A continuación, os dejamos la receta para que la podáis disfrutar en vuestra propia casa.

Pastel frío de naranjas

Un pastel frío de estética impecable y con un sabor maravilloso.

Ingredientes:

10 naranjas para conseguir ½ litro de zumo de naranja

½ litro de nata líquida

6 cucharadas de azúcar

1 bote de leche condensada (370 g)

11 láminas de gelatina neutra

Caramelo:

6 cucharadas soperas de azúcar

Preparación:

Paso 1.

Lo primero que haremos será preparar el caramelo de nuestra tarta. Eso sí, en vez de prepararlo con agua, lo haremos con un 60 ml de zumo de naranja. En un cazo a fuego medio pondremos las 6 cucharadas de azúcar junto al zumo y removemos hasta que la mezcla quede de un color tostado.

Cuando esté listo, rápidamente lo volcamos en el molde que usaremos para hacer el pastel y lo repartimos bien por todo el fondo.

Paso 2.

En un plato hondo, ponemos abundante agua e hidratamos ahí las 11 láminas de gelatina durante un rato.

Paso 3.

En un cazo grande a fuego medio, añadimos el medio litro de nata junto con el zumo de naranja, el azúcar y la leche condensada. Removemos bien hasta que se forme una mezcla homogénea.

Paso 4.

Una vez nuestra mezcla principal empiece a hervir, le bajamos el fuego hasta que ya no hierba y, en ese momento, añadimos la gelatina que tendremos ya hidratada. Removemos toda la mezcla hasta que vuelva a quedar homogénea.

Paso 5.

Echamos toda nuestra mezcla en el molde que teníamos preparado con el caramelo y dejamos enfriar una hora, más o menos, para no meter el pastel caliente en la nevera.

Cuando esté más o menos frío (o templado), metemos el molde en la nevera y lo dejamos ahí, por lo menos, 6 horas. Es importante dejarlo cuanto más tiempo mejor en la nevera, para que cuaje a la perfección y tenga una textura deliciosa.

Paso 6.

Desmoldamos el pastel en una fuente, justo antes de servirlo para comer, para que tenga una temperatura fresca y decoramos con un poco de menta o fruta escarchada. 2017